Abril 18, 2021
Ad Top Header

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha
Editoriales

Editoriales (2)

Imposiciones en Morena

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Hay personajes que se distinguen más allá de los colores partidistas con los que se les identifican. Pueden cambiar de partido y van a seguir siendo los mismos. Tampoco los cambia estar en la cúspide o en el terreno más bajo.


Felipe Garza Narváez es uno de esos personajes. Cuando militaba en el PRI lo distinguía su disponibilidad al dialogo, con propios y extraños. Se fue a Morena y los analistas supusieron que puesto que se preparaba el arribo de un nuevo partido al gobierno, se aprovecharía la experiencia política y los buenos oficios de elementos como Garza Narváez, pero no fue así.


El partido no le dio la oportunidad de ser candidato en el 2018, en el 2019, ni en el 2021. Este año se prefirió entregar la candidatura a un desconocido del Partido Verde que está destinado al fracaso, salvo que la marca Morena le alcance para ganar.


Se postuló como candidato a diputado federal a un “pichón”, que además tiene como rivales a dos pesos pesados: Enrique Cárdenas del Avellano, del PRI, que busca ganar para luego irse de candidato a gobernador en el 2022 y Oscar Almaraz Smer, del PAN, que está obligado a ganar y convencer que valió la pena traicionar sus ideales, si es que los tiene o los tuvo.


Garza Narváez como candidato, sumado a la marca del partido, habría puesto a temblar a Cárdenas y a Almaraz, porque llegaría con muchas ventajas. Morena le queda a deber a Garza Narváez y seguramente después de la elección los estrategas que decidieron las candidaturas en Tamaulipas se van a preguntar ¿qué hubiera pasado si Garza Narváez hubiese sido el candidato? Pero lo que respondan saldrá sobrando, el daño ya estará hecho.


En otro tema, alrededor de las 11.00 horas, la candidata de Morena a la presidencia municipal, Carmen Lilia Canturosas subió a su muro de facebook la frase: “Ya estamos cansados de imposiciones”, lo que despertó toda clase de comentarios, entre ellos, la posibilidad de que se haya caído alguno de los integrantes de su planilla, elaborada 100 por ciento a su gusto.


¿O será que está molesta porque sus compañeras candidatas a diputadas no le aportan nada a la fórmula, se cuelgan de su fama y salvo Samantha Rodríguez, las otras tres se las impusieron?


Vaya usted a saber, lo cierto es que basta revisar la prensa y los medios digitales del país, para corroborar que la molestia que hay en Nuevo Laredo porque se menosprecio a un sector de la militancia, existe en casi todos lados. Lo mismo en Reynosa, que en Victoria y Matamoros. En Michoacán, en Aguascalientes, en Guerrero, en la Ciudad de México. No se diga Nuevo León, donde la arrogancia de Mario Delgado impuso a la priista Clara Luz Flores, quien después de ir arriba en las encuestas, acaba de bajar al tercer lugar, como resultado de su relación con el líder de la secta NXIVM, Keith Raniere, quien cumple una condena de 120 años por delitos de explotación sexual.


Reiteradamente Clara Luz negó conocer a Raniere y ser parte de su secta, pero el 26 de marzo se dio a conocer un video donde la morenista dialoga con el hoy preso, durante más de una hora.
Las imposiciones en Morena, son cosa cotidiana.

132

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Ciento treinta y dos páginas les llevó redactar a los consejeros del Instituto Electoral de Tamaulipas para argumentar y rechazar la denuncia interpuesta por Morena en contra de los panistas Yahleel Abdala Carmona, Enrique Rivas Cuéllar, Imelda Sanmiguel Sánchez, Daniel Treviño Martínez, Patricia Ferrara Theriot y Luis Roberto Moreno Hinojosa, por la presunta comisión de los delitos de uso indebido de recursos públicos, promoción personalizada y actos anticipados de campaña.
La denuncia también incluyó al PAN.
La denuncia la presentó Gonzalo Hernández Carrizales, representante de Morena ante el Consejo General del IETAM, el 21 de febrero.
En la abundante denuncia, Hernández se quejó de que a través de diversas páginas en el facebook, aparecieron los panistas citados entregando despensas, llaves de vivienda, o haciendo gestiones ante Comapa.
La tarde del martes 6 de abril, sesionó el Consejo General y con 7 votos a favor y cero en contra, se desecho la denuncia de Morena y se declararon inexistentes las infracciones consistentes en uso indebido de recursos públicos, promoción personalizada y actos anticipados de campaña atribuidos a Yahleel, los otros cinco panistas y al mismo partido, consiste en la infracción culpa in vigilando.
Si bien los panistas se liberaron de esta denuncia, no cabe la menor duda de que Morena va a judicializar el proceso para intentar ganar a como dé lugar.
Es una lástima que se privilegie la judicialización del proceso electoral por encima del trabajo proselitista entre la ciudadanía.
En medio de todo esto, la cerrazón informativa de Morena y sus aliados el Verde y PT, provoca confusión que crece exponencialmente porque a falta de datos oficiales, se llenan los espacios son información no corroborada.
En la página del INE aparece la lista oficial de los candidatos a diputados federales por cada uno de los partidos con registro y resulta que en la coalición Morena-Verde-PT desde anoche apareció en el Distrito 1 el nombre de Rosa de Lourdes Hernández Flores, en lugar de de Ana Laura Huerta.
¿Se cayó la candidatura de Ana Laura?, fue la pregunta obligada ante lo cual voceros del Verde como Alfredo Montes y Gustavo Pantoja respondieron que era una fake news.
Lo cierto es que cuando el 29 de marzo cerró el plazo para el registro de candidatos a diputados federales, el Verde lanzó la fake news de que habían solicitado y obtenido una prórroga para registrar candidata días más tarde, lo que era mentira.
El problema es que ante la falta de información oficial se cae en la especulación y hubo quien publicó que Rosa Lourdes era hermana del ex
gobernador Eugenio Hernández Flores, y este apenas se enteró hoy que le creció la familia.
En realidad para la coalición Morena-Verde-PT da igual que la candidata sea Ana Laura o Rosa Lourdes, para el caso es lo mismo: las dos son internacionalmente desconocidas y no le aportan nada a Morena.
Morena estaba obligado a presentar cinco candidaturas fuertes y se limitaron a la de Carmen Lilia, a diferencia del PAN que presenta cinco candidatos fuertes y cada uno de ellos le suma al partido. Yahleel va a ayudar a los otros candidatos. Igual hace Enrique Rivas, Salvador Rosas, Félix Moyo García, Imelda Sanmiguel. Nadie se cuelga de nadie. Y esa suma puede hacer la diferencia.

© 2021 RNnoticias, Derechos reservados. Edit By JCP