Marzo 04, 2024

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha

Por Armando Maya Castro: POSVERDAD EN TIEMPOS ELECTORALES

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El público es digno de recibir información veraz. Siempre lo ha sido, pero lamentablemente no siempre se le da a la gente ávida de información lo que merece periodísticamente.

POSVERDAD EN TIEMPOS ELECTORALES

Por Armando Maya Castro

El público es digno de recibir información veraz. Siempre lo ha sido, pero lamentablemente no siempre se le da a la gente ávida de información lo que merece periodísticamente.

Vivimos en el tiempo de la “posverdad”, de las “fake news”, de las distorsiones que se hacen de manera deliberada con el fin de influir en la opinión pública, sin que a los autores de la desinformación les importe si destruyen el honor y la trayectoria de una o varias personas.

El Diccionario de la Lengua Española define el término “posverdad” como la "distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales".

Lo más triste del caso es que todas estas acciones desinformativas y antiéticas se hacen en nombre de la libertad de expresión, un derecho garantizado por el artículo 6º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual comprende “la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea oralmente, por escrito, o a través de las nuevas tecnologías de la información”.

Mi crítica a los trabajos carentes de ética periodística no significa que esté de acuerdo con la censura gubernamental a los periodistas que escriben contra la corrupción y la opacidad política. El propósito de mi columna es recordarle a los profesionales de la información que sus trabajos deben realizarse atendiendo los criterios deontológicos, con responsabilidad, verdad e independencia,

Es vergonzoso deformar una realidad con el fin de satisfacer determinados intereses económicos o partidistas. No olvidemos que estamos en un año electoral, y que en la búsqueda de que determinado político gane en las urnas se puede recurrir a lo que sea y como sea.

El público exige de sus informantes trabajos periodísticos serios, completos, debidamente verificados y contrastados, que luego de ser publicados no haya quien los eche por tierra.

El periodista que desinforma por amor al dinero termina siendo exhibido ante las audiencias como mercenario, mentiroso y traidor de sus lectores, perdiendo entre otras cosas su credibilidad, que es el capital más importante que pueden tener las personas dedicadas a investigar e informar.

Se satisfacen las necesidades informativas del público cuando el periodista investiga a fondo, cuando le habla a sus audiencias con la verdad, cuando en su trabajo informativo no intervienen intereses bastardos, sino sólo el interés de contar la verdad sobre determinado tema.

X: @armayacastro

© 2021 RNnoticias, Derechos reservados. Edit By JCP